sábado, 25 de marzo de 2017

IV Domingo de Cuaresma

Celebraciones de la Eucaristía los días 25 y 26 de marzo de 2017.
Sábado (misa vespertina): 20:00 h.
Domingo: 10:00, 11:30 y 13:00 h.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 9, 1-41 (a continuación, un extracto):
En aquel tiempo, al pasar, vio Jesús a un hombre ciego de nacimiento. Entonces escupió en la tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo:
“Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado)”.
Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: “¿No es ese el que se sentaba a pedir?”.
Unos decían: “El mismo”.
Otros decían: “No es él, pero se le parece”.
El respondía: “Soy yo”.
Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista.
Él les contestó: “Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo”.
Algunos de los fariseos comentaban: “Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado”.
Otros replicaban: “¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?”.
Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego: “Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?”.
Él contestó: “Que es un profeta”.
Le replicaron: “Has nacido completamente empecatado ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?”. Y lo expulsaron.
Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: “¿Crees tú en el Hijo del hombre?”.
Él contestó: “¿Y quién es, Señor, para que crea en él?”.
Jesús le dijo: “Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es”.
Él dijo: “Creo, Señor”. Y se postró ante él.

Palabra del Señor.

Solemnidad de la Anunciación

Solemnidad de la Anunciación.
Enlaces para saber más sobre este día:
Aciprensa.com
Alfayomega,es
Corazones.org

viernes, 24 de marzo de 2017

Amarás a Dios y al prójimo Mc. 12, 28-34

Celebración de la eucaristía, a las 20:00 h.
Todos los viernes de cuaresma, celebración del vía crucis, a continuación de la misa.

 Y previamente, a las 19:00 h., oración - adoración, en la cripta.

jueves, 23 de marzo de 2017

Los jueves, adoremos al Señor

Jueves, 23 de marzo:
- De 10:00 a 13:00 h., exposición del Santísimo en el Sagrario de la Capilla Sacramental.
- De 19:00 a 20:00 h., Hora Santa.
- 20:00 h., Misa del día.


Y sobre las 20:30 h., nueva sesión de formación del Grupo Parroquial de la Amargura, dirigida por D. Antonio Vergara, en el salón parroquial. Se tratará el libro de los Números, de las Sagradas Escrituras.



miércoles, 22 de marzo de 2017

Vino a dar plenitud Mt 5, 17-19

Celebración de la eucaristía, a las 20:00 h.

Desde las 19:00 h., en la cripta, se reúne el Grupo de Oración de Adultos, dedicando especialmente sus rezos a los enfermos.

Los miércoles también se reúne el grupo Luz del Mundo, para la lectura de la Biblia, con espíritu de oración y misión.

sábado, 18 de marzo de 2017

Felicidades por el día de San José; su Solemnidad, el día 20

Desde la comunidad parroquial del Espíritu Santo, les deseamos muchas felicidades a nuestros hermanos y vecinos de la Parroquia de San José Obrero, de San Juan de Aznalfarache (en su L aniversario), y a la Parroquia de San José, de Coria del Río, además de a todos los feligreses y allegados que se sientan aludidos en el día de esta advocación.

Al igual que en la misa vespertina de ayer, en este domingo, día del Seminario, haremos la colecta destinada a su mantenimiento y oraremos por los seminaristas y las vocaciones. Como ha indicado la Vicaría General, en este III Domingo de Cuaresma, esta celebración prevalece sobre la Solemnidad de San José, que trasladamos al lunes 20 de marzo, en la misa de 20:00 h. (el lunes no es día de precepto).

III Domingo de Cuaresma 2017

Celebración de la eucaristía en el fin de semana de los días 18 y 19 de marzo de 2017:
- Sábado (vísperas): 20:00 h.
- III Domingo de Cuaresma: 10:00, 11:30 y 13:00 h.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 4, 5-42:
En aquel tiempo, llegó Jesús a una ciudad de Samaria llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al pozo. Era hacia la hora sexta.
Llega una mujer de Samaria a sacar agua, y Jesús le dice:
“Dame de beber”.
Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida.
La samaritana le dice:
“¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?” (porque los judíos no se tratan con los samaritanos).
Jesús le contestó:
“Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice ‘dame de beber’, le pedirías tú, y él te daría agua viva”.
La mujer le dice:
“Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?”.
Jesús le contestó:
“El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna”.
La mujer le dice:
Señor, dame esa agua; así no tendré más sed, ni tendré que venir aquí a sacarla. Veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte, y vosotros decís que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén”.
Jesús le dice:
“Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis a uno que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero se acerca la hora, ya está aquí, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que lo adoren así. Dios es espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y verdad”.
La mujer le dice:
“Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo dirá todo”.
Jesús le dice:
“Soy yo, el que habla contigo”.
En aquel pueblo muchos creyeron en él. Así, cuando llegaron a verlo los samaritanos, le rogaban que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días. Todavía creyeron muchos más por su predicación, y decían a la mujer:
“Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo”.

Palabra del Señor.